Primera A
Bell es semifinalista del Clausura
Al derrotarlo 2-0 en la revancha de cuartos de final, el blanquinegro dejó en el camino a San Carlos con un global 3-2; Jamud y Palacios marcaron para un equipo que recién este lunes a la medianoche conocerá a su rival.
 
Hernán Garelli / hgarelli@eldeportivobv.com.ar
En el desquite de cuartos de final entre Bell y San Carlos no solo estaba la variación lógica de la localía, en cuanto a los nombres de los protagonistas surgían ausencias y presencias de relieve. En las especulaciones previas este dato debía tener un efecto correspondido en el juego de ambos equipos, claro que había que esperar si además tendría consecuencias en el resultado y en la definición de la serie. Los de Noetinger llegaban a Bell Ville con el respaldo del 2-1 favorable en la ida pero lamentando no contar con el talento de Cardarelli (autor del gol de la victoria el domingo pasado) por acumulación de amarillas, motivo por el cual tampoco estaría el lateral Juan Paredes, otro habitual titular.

El retorno de Palacios, tras su expulsión ante Sarmiento, era una noticia por demás positiva para la imperiosa necesidad de victoria de Bell; poder sumar al influyente atacante a una ventaja deportiva en su poder y a las mencionadas bajas del visitante, eran ingredientes que estimulaban la ilusión blanquinegra de poder torcer la historia ya que un triunfo por la mínima lo metía en semifinales.

Viendo lo que aconteció luego, es inevitable agregar a estos ítems la cuestión física. El éxito de los de Basualdo terminó dándose por dos goles conseguidos en el cuarto de hora final, pasaje del encuentro donde un equipo que estuvo lejos de tener una tarde de lucimiento, tuvo el premio a su búsqueda y esfuerzo. A esa altura del cotejo, la calurosa jornada y el despliegue al que fueron sometidos los futbolistas tras tempranas expulsiones, le hicieron pagar un precio muy alto a un San Carlos que terminó eliminado y muy desdibujado.

Incidencias determinantes. En el primer período casi no hubo acciones de riesgo pero fueron sucediendo cuestiones que alteraron notablemente el formato de partido original y que a la larga traerían consecuencias. A los 3’ se dio una primera contingencia en el seno del local, con el capitán Rodríguez acusando un tirón y siendo reemplazado por Kresser. A los 10’, en una disputa de balón entre Palacios y Gonzalo Guzmán, el árbitro observa un codazo del defensor y lo expulsa. Esta situación obligó al DT visitante a retrasar a Mauro Paredes al lateral izquierdo para rearmar su defensa, abandonando además Becerra la ofensiva para trabajar de volante derecho.

San Carlos sufría este temprano condicionamiento ante un Bell que había tomado la iniciativa con Oviedo Gómez comandando los avances, con los piques de Palacios y la proyección alternada de sus laterales pero que no hallaba en tiempo y forma la combinación justa para desequilibrar; ejemplo de esto fue una sucesión de jugadas abortadas por offside con futbolistas ya de cara a Vigil. Sin ser un sometimiento lo que provocaba Bell, era evidente que ese no era el mejor escenario para una visita que ya a esa altura mostraba a Ciocca como único punta.

Pero sobrevino otra tarjeta roja, esta vez sobre Bustos por agresión al “7” de San Carlos en la pelea por un balón largo y la desigualdad de fuerzas volvió a fojas cero. Ahora era Basualdo el que modificaba esquema y quedaba con línea de tres en el fondo. Sobre los arcos continuó pasando poco y nada excepto por un arribo para cada uno a partir de la ejecución de faltas. Era un trámite donde los futbolistas respetaban en sus movimientos los 35º de temperatura. Luego que Ciocca guapeara y pisara el área sacando un remate que dio en el borde externo de la red, Bell tuvo la más clara con Cuder quedando ante Vigil a pase filtrado de Palacios, logrando el arquero achicar y tapar el remate. Eso fue lo que hubo para rescatar antes del descanso. Era evidente, sobre todo en el local, que la importancia de lo que estaba en disputa se imponía sobre la claridad y velocidad mental que se debía tener para elegir la jugada correcta y sorprender al rival.

El objetivo lo alcanzó por desgaste. En el reinicio se mantuvieron las posturas aunque con una luz de mejora en la calidad de las propuestas. Así como San Carlos encontraba a partir de la técnica de Lescano un control de balón más sostenido, un dinámico trabajo por sector izquierdo de Cuder y Oviedo Gómez provocaba que Bell tuviera en ataque otra determinación y en algunas ocasiones más profundidad. Así fue que iban 10’ y el arco visitante ya había tenido tres situaciones de zozobra.

El desgaste que estaba teniendo San Carlos al oponerse a esa insistencia quedó expuesto cuando -producto de las variantes a las que debió apelar el entrenador- cumplidos los 15’ ya no estaban en cancha sus dos delanteros. Basualdo también hizo lo suyo y en el primer cambio sumó a Jamud a la ofensiva modificando la estructura de un mediocampo que pasó a requerir de más sacrificio todavía al quedar conformado por tres volantes en una zona donde los espacios eran cada vez mayores. Por eso es que San Carlos enseguida contó con su única gran chance: fue en un contragolpe que terminó mal resuelto por Alvarez ante López.

Esa acción indicaba que se empezaban a dejar de lado cuestiones tácticas, pasando a tener gran valor la capacidad física para afrontar un partido con muchas jugadas al filo de la cornisa y donde se debía tener un plus en las piernas ya que era el momento de la tarde donde cada metro del terreno se duplicaba al estar ambos con diez futbolistas. Y en ese contexto es que Bell continuó machacando y San Carlos se fue desinflando. Lo tuvo Antonino pisando el area a los 25’ con un disparo que se fue rozando el ángulo, intentó algo similar Borredá después hasta que a los 30’ apareció el ansiado grito. Díaz cabecea en el segundo palo un corner que venía de la derecha y en el recorrido Jamud pone su cabeza para desviar el balón, colocándolo abajo y junto al poste. Era el 1-0 que daba el pase a semifinales de la mano de la ventaja deportiva.

De ahí en más, Bell apeló a generar una real posesión y agrupándose en derredor del balón acabó limando las mínimas energías que le quedaban a un rival que no dejó de intentar aún en pleno desorden. Jamud en dos netas oportunidades, y Marcora con un remate al arco vacío que fue despejado sobre la línea, fueron el aviso para que ya en el tiempo adicionado y cuando el arquero visitante se había jugado una carta heroica yendo a buscar un centro, Palacios cabeceara suave desde lejos a un arco nuevamente sin custodia y estableciera el 2-0 definitivo.

MAS INFO

¿Habrá clásico bellvillense? Disputados este domingo tres de las cuatro revanchas de cuartos de final, Bell, Talleres y Matienzo ya son semifinalistas del Clausura; el restante equipo surgirá del choque que animarán este lunes por la noche Sarmiento-Progreso (en la ida fue 2-1 para los de Noetinger).

Si supera la serie, el equipo de Bonaveri será el rival de Bell y Talleres se cruzará con Matienzo; de clasificarse Sarmiento, la ciudad de Bell Ville tendrá la posibilidad de disfrutar de un clásico que, al estar enmarcado en una semifinal, ofrecerá 180 minutos en un ida y vuelta que garantizaría la presencia de un representante bellvillense en la definición del torneo.

Fotos: Leo Zarini

Infografía: Germán Monetto