Primera A
Talleres mantuvo su costumbre con un triunfo
Con goles sobre el final de Ceballos y Ocón, venció 2-0 a C.D. Roca y estiró su invicto en el Bosque en una tarde de decisiva tarea del arquero Gómez. Choque de excepción el domingo que viene: la “T” visita a Villa Argentina, puntero absoluto.
 
Hernán Garelli / hgarelli@eldeportivobv.com.ar
Al término de la 6ª fecha, los datos previos al partido se vieron totalmente confirmados en sus tendencias. Talleres ganó 2-0 y sostiene con el máximo de eficacia su invicto como local en el Apertura (3 jugados, 3 ganados), además de redondear ahora una seguidilla de 10 cotejos sin conocer la derrota en el Bosque; la última que sufrió fue el 17 de agosto del año pasado (1-0 ante Bell por la 2ª del Clausura). Por su parte, el ascendido C.D. Roca se fue con la tercera caída consecutiva sobre sus espaldas, dando cuenta de lo costoso que le resulta hacer pie firme en la categoría: todavía no sabe lo que es ganar en el torneo y es el que menos goles a favor tiene (2).

En un encuentro de escaso vuelo futbolístico, con una primera parte pobre y un segundo tiempo que mejoró por lo entretenido que pasó en las áreas, Talleres así como celebró repetir un éxito en su bastión, corroboró la valía de su arquero, la figura de la tarde. Ratificando producciones anteriores, Leonardo Gómez (a escasos días de cumplir 23 años) tuvo notable influencia con apariciones en momentos claves que importaron tanto como un gol, sosteniendo primero el empate y la victoria después. Para que todo fuera perfecto desde los roles, del resto se encargaron sus delanteros.

Muy cerca de la nada. En el primer tiempo se percibió desde el arranque la iniciativa local al querer generar con el manejo y la movilidad de un Matías Rodríguez que se mostraba por ambos costados para iniciar algún ataque, algo que nunca prosperó ya que ambos conjuntos no supieron como salir con limpieza de una pobladísima mitad de cancha a raíz de dos esquemas llenos de volantes: 3-4-1-2 el de la visita y el habitual 4-3-1-2 de la “T”.

Así fue que todos cayeron continuamente en una imprecisión que ni los ruegos de los entrenadores pudieron modificar, llegando al descanso sólo con el lamento de la clara ocasión que tuvo Borredá a los 39’. El volante, que recuperado de una lesión en la pretemporada hizo su debut como titular, picó al vacío a recibir un pase largo de Ocón y definió por sobre la salida de Vigil, yéndose el balón apenas desviado. La única del equipo de Castillo fue en parte azarosa: un centro de Vera se fue cerrando y dio en el travesaño.

Con emociones que lo mejoraron. Salió con otra decisión el dueño de casa y arrimó peligro rápido con un centro desde la izquierda que nadie alcanzó a tocar. Respondió la visita con un ataque que le dio dos chances de gol a los 9’: Gómez tapó un remate cercano de Silva y el rebote, tomado por Daniele, lo sacó Guerrero parado en la raya de sentencia.

En un trámite mediocre pero con más espacios, forzaba intentos Talleres y cada tanto tenía alguna jugada Roca. Claro que para cuando eso pasaba, surgía un Gómez que de manera brillante iba a su palo derecho a sacar un golpe de cabeza de Liendo que se le metía abajo a los 20’ tras un tiro de esquina. Lo del local fueron dos buenos cabezazos, un disparo de Ocón que Vigil debió mandar al corner y un tiro libre del propio delantero que se fue muy cerca.

La roja directa a los 29’ al recién ingresado Merigo (plancha sobre el arquero) sirvió para potenciar las ganas de la “T” de quedarse con los tres puntos, aún sabiendo que no estaba en una buena tarde. Merlini y su ayudante Garro reclamaban a los gritos para que sus hombres se posicionen en campo contrario y aprovechen la superioridad numérica. Ello provocó a los 39’ que un atento Gómez achicara -con su arrojado estilo y sin temor- y se impusiera en un mano a mano ante un Daniele que se le puso al frente en total soledad y con pelota dominada.

Para que se cotizara aún más esta salvada, en la siguiente jugada Talleres abrió el marcador tras una falta ejecutada por Rodríguez (en tres cuartos desde la banda derecha): el balón se fue abriendo e igual Vigil lo fue a buscar, el arquero nunca llegó y quien si lo hizo fue la cabeza de un Ceballos que venía a la carrera por el segundo palo para que se inflara la red a los 40’. Poco después del 1-0, otro emocionante ida y vuelta en ambos arcos sirvió para ratificar a la estrella del ganador y sellar el resultado: el riojano Gómez se estira para despejar un cabezazo cruzado de Alemano (44’) y el contragolpe deja a Rodríguez cubriendo la pelota en el área rodeado de tres defensores, disputa que concluyó con un indiscutible foul sobre el enganche y con un penal que Ocón facturó a los 47’ para sumar su séptimo grito en una tabla de goleadores que lo tiene arriba.

Lo que viene. Entrando ya de lleno en la segunda mitad de la etapa clasificatoria, llega un interesante desafío para Talleres por la 7ª fecha al viajar a Marcos Juárez para enfrentarse con Villa Argentina, líder absoluto del torneo de la mano de haber ganado todos sus partidos. Un compromiso de un nivel de dificultad indudable pero que también brinda un alto grado de motivación y estímulo para que los dirigidos por Merlini vayan el domingo próximo por su primera victoria como visitantes.

Fotos: Leo Zarini

Infografía: Germán Monetto