Primera A
Terminó incómodo pero vivo
Fue 1-1 el choque de ida de cuartos de final entre Bell y Argentino MJ. Un partido donde repitió falencias y logró igualarlo con un gol polémico, deja al equipo de Basualdo forzado a ganar en la revancha para acceder a semifinales.
 
Hernán Garelli / hgarelli@eldeportivobv.com.ar
En la ida de los cuartos de final del Apertura, Bell recibía a Argentino MJ con la posibilidad de mostrar una planilla completa con futbolistas de experiencia entre titulares y suplentes. Esto era una buena noticia tanto por la importancia de lo que estaba en juego como por lo que significaba sentirse con todo su potencial para intentar variar de una vez por todas su irregular expresión de lo que va de la temporada. En cambio los marcojuarenses, que venían de vencer nada menos que a Sarmiento en La Calderita, contaban en zona de vestuarios que sentían llegar a Bell Ville algo disminuídos al no contar con Olivera (emigra al Federal B) y Tartabini, futbolistas de vocación ofensiva. Ni una ni otra cuestión resultaron determinantes a favor del local o en contra del visitante.

La tarde terminó con un 1-1 donde los de Pablo Natali, de la mano de la ventaja deportiva, apelando al orden táctico y su ya histórico siempre prolijo trato de balón, complicaron de sobremanera a un Bell que nuevamente quedó inmerso en la confusión futbolística y que consiguió la igualdad en una acción llena de polémica ante las dudas de si el balón traspasó la línea de meta o no.

Como quiso Argentino MJ. Bell tomó la iniciativa yendo a presionar la salida rival, plan que cuando podía también lo aplicaba una visita preocupada en ser ordenado al extremo en su mediocampo a la hora de recuperar, con el retroceso de sus integrantes siempre delante de la línea del balón. El perjudicado en este debate fue el blanquinegro: a pesar de la buena tarea de Lescano robando balones, era impreciso y no tenía fluidez en las siguientes secuencias del juego.

A los 15’, ganó por primera vez Palacios y llegó hasta el fondo para sacar un centro rastrero que interceptó bien el arquero, previamente ambos solo se habían molestado con la media distancia. Después, nada pasó en cuanto a peligro hasta que a los 31’ una salida en el fondo entre el arquero y Díaz fue apurada por un Giraudo que quitó sobre el costado izquierdo de la defensa de Bell y sacó desde incómoda posición un fuerte disparo cruzado que López alcanzó a rozar pero que no impidió que se convierta en la apertura del marcador para los de Marcos Juárez. Como única incidencia de ataque más hubo un cabezazo de Palacios a los 35’.

Argentino, doblando y triplicando la marca, hizo que el local estuviera incómodo, perdiera toda conexión de mitad de cancha hacia adelante y terminara la primera etapa confundido y apelando al único recurso del pelotazo para que Palacios provoque un desequilibrio individual a través de su gambeta y velocidad.

Como pudo Bell. Apenas regresaron la visita tuvo para estirar cifras dos veces en la misma jugada (3’). Bell asomaba cada vez más desconcertado en cuanto a la manera de atacar mientras Argentino insistía con la presión multiplicada al rival que tuviera la pelota. No se jugaba todavía el cuarto de hora y la actitud con que Bell compensaba su carencia de fútbol hacía que el trámite por momentos entrara en un ritmo y desorden más propio de un partido que estaba por finalizar. En ese ínterin se contabiliza a los 12’ un cabezazo de Alvarez como llegada de riesgo para el local ante un arco desguarnecido, producto de que seguía sobresaliendo como propuesta ir continuamente por derecha para terminar en centros al area albiroja.

López Ruiz fue a trabar fuerte a los 22’ y acabó expulsado por roja directa; de inmediato Basualdo hace ingresar a Pellegrino (por Lescano) como delantero, yendo Lucas Oviedo de la defensa al medio para dejar en el fondo una línea de tres. A renglón seguido llegó el empate y la gran discusión de la tarde.

Fue de nuevo con un centro pasado desde la derecha y con otro cabezazo de Alvarez, la pelota dio en el poste zurdo de un Bottallo que recibió el balón en sus manos parado sobre la raya, tras lo cual el juez de línea corrió hacia el centro del campo convalidando un gol que ponía el 1-1 a los 26’.

El empate le dio otro carácter a Bell, algo imprescindible no solo para ir por más sino para disimular el hombre menos en el terreno. Cada pelota dividida era disputada a pleno, incomodar al rival era una obligación. Ese aporte de sus futbolistas sirvió para emparejar la cuestión ante un Argentino que, si bien no estaba disconforme con el resultado que se llevaba, hizo su parte con algunos avances que preocuparon al local. Claro que esa entrega del blanquinegro no fue suficiente para quedarse con la victoria, tanto que se rescatan como ocasiones favorables solo la de un cabezazo de Pellegrino a los 30’ y un remate que rozó el travesaño de Lucas Oviedo a los 46’.

Lo que viene. El domingo próximo en El Country se resolverá el pasaje a semifinales. Un empate o triunfo colocará a los marcojuarenses en dicha instancia en tanto que lo de Bell es sin opción: debe ganar. La misión de conseguir uno o más goles para imponerse sobre el equipo de Natali no podrá ser con la presencia de los centrodelanteros que tiene el blanquinegro en su plantel ya que a la expulsión sufrida por López Ruiz en estos primeros noventa minutos se debe agregar que Bernardo Ciocca aún debe purgar una fecha de las tres que recibió por ver la roja ante Progreso.

Fotos: Leo Zarini

Infografía: Germán Monetto