Primera A
No encontró como revertirlo
Fue sin goles la revancha de cuartos de final en Marcos Juárez. Un Bell obligado a ganar no pudo siquiera convertir y volvió eliminado por un Argentino que se cruzará en semifinales con Villa Argentina.
 
Hernán Garelli / hgarelli@eldeportivobv.com.ar
Para ir por la victoria en Marcos Juárez ante un Argentino que solo precisaba empatar para seguir siendo protagonista, Oscar Basualdo planteó en su Bell un 4-3-3 con el volante Lescano devenido en lateral derecho y con Pellegrino teniendo claras pretensiones de delantero para recargar la ofensiva. Fue una apuesta más de las tantas que en este 2015 intentó el entrenador y que no salieron. En 180 minutos de cuartos de final (la ida fue 1-1), su equipo nunca pudo doblegar el apego al orden de un inteligente rival y terminó dejando de lado otro objetivo de este primer semestre tras el fallido que resultó la defensa del titulo del Provincial de Clubes.

Se salvó y después mejoró. La tarde comenzó con mucho ritmo y buenas intenciones con el balón, dejando traslucir los dos en sus movimientos como querían jugar: Bell estaba obligado y hasta lanzaba a un defensor central en ataque -Bustos a los 5’- mientras a Argentino se lo veía atento y predispuesto a salir de contra.

A los 10’, tras un corner a favor de Bell llegó la primera réplica local que estuvo a punto de dar por cumplido el plan de Pablo Natali ya que el remate de Nahuel Galera reventó el travesaño. Al minuto siguiente ganó Palacios por derecha y sacó un centro que se cerró de tal manera que si Bottallo no volaba hasta el ángulo de su primer palo era la visita la que abría el marcador.

Tras esas emociones el trámite se alejó por un período de los arcos, entrando en un formato que era negocio redondo para el 4-4-2 de Argentino. Una línea de volantes muy ordenada y una partida más directa hacia el arco defendido por López, complicaba a un Bell que en su necesidad dejaba espacios y que además para atacar requería de una elaboración más lenta y poco clara. En ese pasaje de confusión del visitante incluso hasta aparecieron algunos pelotazos que dejaban de lado a Lucas Oviedo, quien en el centro del campo debía ser por característica el que iniciara el camino.

En este contexto y como contrapartida, Argentino asomaba como más punzante en tres cuartos y generó peligro en función de ello. A los 20’, Tarabini sacó un impecable tiro libre para que López fuera hasta lo más alto a impedir el gol, ganando dos minutos más tarde nuevamente el arquero al achicar  en un mano a mano ante el”10” luego que este definiera cruzado por izquierda mientras muchos ya se preparaban para festejar. A los 27’ tuvo una más el albirojo con Bottacín pisando el area por derecha y sacando un disparo apenas alto.

No podía tener la pelota Bell, y pese a la idea original de tener otras variantes en ofensiva al colocar tres hombres en dicha función, Palacios era (como siempre) su unica arma y el más buscado por sus compañeros. Esto, además de previsible, no era gran problema para el local ya que el delantero jugaba pegado a la raya y llegaba en línea recta al fondo para enviar centros.

Hasta que la opción de la media distancia apareció y le fue útil para rodear a su rival en el cuarto de hora final. Hubo tres intentos de afuera en seguidilla a la par de ir mostrando otra cara el blanquinegro, incluso surgiendo una chance combinando tres toques para que Palacios en el área chica se llevara por delante la pelota y esta se fuera apenas por arriba. En ese lapso, el “10” blanquinegro se había corrido al centro del ataque para jugar contra la pareja de centrales locales, (Aldecoa y Lescano eran los que buscaban explotar el sector derecho) y así tuvo una aproximación más que sirvió tanto para catalogar al primer tiempo de entretenido por las situaciones que ofreció como para que los de Basualdo dejaran una fotografía diferente respecto a la media hora inicial.

Este último dato era fundamental pensando que a la vuelta de los vestuarios a Bell le quedaba solo un tiempo para pelear por seguir en el Apertura o irse de vacaciones.

Bajo el control del local. Para que no le suceda lo de ese cierre salió con todo Argentino. Parando su defensa en la mitad de cancha y recuperando rápido, metió a Bell muy cerca de López y le llegó. A los 5’ robó Chingolo en el círculo central, se proyectó con el balón dominado e ingresó al area para rematar con peligro. Un minuto después lo tuvo Galera al finalizar un ataque que tomó a contrapierna a Bell con un zurdazo combado que se fue al lado del poste.

El local era dueño de la serie y de la situación tanto por el resultado global como por lo que se veía en el propio campo de juego. Bell volvió a tener el problema de generación y recurría otra vez  -ya sea al pie o con balón largo- a Palacios sin tampoco ser preciso, no preocupando a Bottallo hasta que a los 21’ se vio un cabezazo exigido de Pellegrino que se debe anotar como la primera llegada del complemento. Hubo luego una insinuación de Palacios y posteriormente, tras la única distracción defensiva del conjunto local, Oviedo Gómez se hizo de una pelota casi perdida y definió por arriba en un recorrido que terminó dando en el palo izquierdo a los 23’.

No pasó nada hasta los 31’ (remate cruzado de Pellegrino). Después, Basualdo dispuso el ingreso de Rivero por Márcora para quedar con tres atrás y liberar más a Bustos en un movimiento que tampoco le fue útil ya que esos diez minutos finales mostraron la lógica desesperación de un equipo que estaba quedando eliminado y le ponía fin, con una imagen consecuente, a cuatro meses y monedas en donde nada le salió. Desde el arranque mismo del Provincial un ya lejano 25 de enero, fueron en total 21 partidos (7 triunfos, 8 empates y 6 derrotas) que lo vieron a Bell irregular, con fútbol a cuentagotas y culminando muy previsible en su propuesta, debiendo alejarse del dato inmediato y caliente que indica que no perdió en el cruce ante los marcojuarenses para hacer una seria y fría evaluación a futuro.

Fotos e infografía: Germán Monetto