Primera A
Matienzo es el campeón del Apertura
El 1-1 en Marcos Juárez coronó al tricolor como el mejor del primer semestre. Villa Argentina arrancó perdiendo la revancha y tras igualar en la segunda etapa mediante un penal intentó sin éxito y con poca claridad.
 
Hernán Garelli / hgarelli@eldeportivobv.com.ar
Matienzo renovó en el Apertura con total justicia el grito de campeón tras aquella temporada 2011 donde se quedó con ambos torneos. Este domingo en Marcos Juárez igualó 1-1 con Villa Argentina la revancha de la serie final (en la ida ganó 3-0) y trasladó rápidamente toda la euforia a Monte Buey dejando de lado los incidentes registrados en calles aledañas al estadio con enfrentamientos entre simpatizantes locales y la policía y la agresión sufrida con objetos contundentes (mitades de ladrillos) por los jueces asistentes del internacional Silvio Trucco cuando el equipo arbitral estaba a punto de abandonar el campo de juego e ingresar a zona de vestuarios, luego que en el transcurso del partido todo se desenvolviera por los carriles normales.

Un gol que reforzó al tricolor. Tras un comienzo intenso y bastante impreciso en donde la búsqueda de Villa Argentina se topó un par de veces con el arquero visitante Nahuel Colombo, tuvo su chance con espacios Martín Ariaudo (salvada en la línea por el cierre de un defensor) para una visita que instantes después, tras capturar Cristian Badaracco un rebote fortuito en un despeje del fondo local y quedar solo ante Lucas Suárez, encontró la apertura del marcador a los 25’ con la cuota goleadora de su centrodelantero.

La ventaja acomodó de gran manera a Matienzo sobre el terreno y puso nervioso en exceso a una Villa Argentina que se fue desdibujando en su propuesta rumbo al intervalo salvo cuando la pelota pasaba por los pies de Ricardo Peralta.

El empate de la dignidad local. En la reanudación, el equipo marcojuarense salió con los ánimos más calmos y pugnando por llevar peligro a un Colombo que de nuevo supo proteger su valla con total seguridad en ese impulso inicial.

Cuando parecía superado ese pasaje del partido llegó un balón largo que se coló entre la zaga central de Matienzo y dejó a Fabián Marchetto ante la salida de Colombo, provocándose un choque en donde Trucco sancionó un penal que Franco Rodríguez convirtió a los 12’ para alimentar el sueño del triunfo que forzara una tercera final.

Los monteboyenses absorbieron el 1-1 con mucha calma y sostuvieron una eficaz tarea tanto en defensa como en su línea de cuatro volantes (de tarea poco vistosa pero muy eficaz), dificultando a un rival que entregaba todo pero no trasladaba claridad y profundidad a sus intentos, teniendo solo un par de ocasiones más en la media hora restante: la primera fue abortada nuevamente por Colombo ante un Darío Paoloni que a pura gambeta se metió al área por derecha, la otra fue con la pegada borde externo de la zurda de Maico Genta que se fue lamiendo el segundo palo.

La lógica desesperación del local ante el reloj que corría y los caminos cada vez más cerrados hizo que cayera en los envíos por alto para terminar por resaltar aún más la figura de un soberbio Colombo dispuesto a solucionar todo con su determinación para salir, demostrando además el espigado arquero ser una de las claves de este título obtenido por un Matienzo que se hizo sumamente confiable con el transcurrir de los partidos de atrás para adelante en su formación.

Los números del campeón. El equipo dirigido por Gustavo Zalazar, técnico proveniente de Jorge Ross (La Carlota) que en su primer torneo logra consagrarse en la Liga Bellvillense, jugó 17 partidos, con un saldo extremadamente positivo de 12 partidos ganados, con 3 empates y 2 derrotas, convirtiendo 26 goles y recibiendo apenas 6 en contra.

Foto: Gentileza Mariana Calamante