Primera A
Bell no perdonó y clasificó
Superó 3-0 a la “T” de Ballesteros con goles de Seismandi, Ciocca y Borredá y se colocó en cuartos de final para cruzarse con Leones, que tendrá ventaja deportiva; la ida será en Bell Ville.
 
Hernán Garelli / hgarelli@eldeportivobv.com.ar
En una desapacible tarde se le planteaba a Bell un desafío. En la fecha que cerraba la clasificación del Apertura y tras diez jornadas que lo tuvieron signado por un andar irregular, era dar ante Talleres de Ballesteros un obligado último paso positivo para meterse entre los ocho que continuarían animando este primer semestre de la divisional A.

Entre cinco equipos para cuatro plazas que restaban definirse, los de Basualdo eran los más complicados en números y por ende los últimos de esa fila. A favor tenían esa autodependencia de que ganaban y pasaban, al margen de cualquier resultado de los implicados en esa mini contienda. Este hándicap provenía de Monte Buey, donde entre Matienzo y Argentino MJ se restarían puntos importantes.

Otra cuestión que lo ilusionaba, aunque sus propias fuerzas no vinieran siendo una garantía de rendimiento, era la lógica futbolera que significaba enfrentar como local a un alicaído rival, colista en la tabla y que se despedía del torneo.

Una adversidad eran algunas ausencias. Por sanciones no estarían a disposición Lescano, Palacios, Salguero y Olmedo, acotándose el número de soldados cuando era impostergable sumar de a tres.

El domingo lo comenzó afuera (9º en la tabla) y lo culminó adentro (7º), bastándole en la primera etapa una ráfaga de autoridad y contundencia que le brindó tranquilidad en el momento justo. Dos goles previo a irse al descanso y uno más recién regresados de los vestuarios, sellaron el pasaje blanquinegro a una nueva instancia.

Se había complicado. Los movimientos iniciales de Bell fueron a caballo de esa necesidad. Monopolizó la pelota, merodeó rápido el área rival, generó un par de tiros de esquina y una chance neta. Se plantaba en terreno ajeno, soltaba a sus laterales y mostraba inquietos a Ciocca y Seismandi por todo el frente de ataque.

Ese asedio duró diez minutos. El trámite se emparejó ya que ganó confianza Talleres con el balón en corto y el buen pie de Acuña empezó a hilvanar lo suyo, a punto tal que tuvo un lapso donde ganaba todas las espaldas en el mediocampo ante un natural adelantamiento local. Nació así un ida y vuelta con peligro para ambos.

A los 25’, una proyección de Gozzerino sirvió para que Seismandi remate sin dejarla caer, con la pelota rozando el travesaño. Respondió la visita con un tiro por elevación a un arco vacio (López había salido a despejar con los puños) que también se fue cerca.

El portero Rivero se lució con sus reflejos ante un disparo a quemarropa de Ciocca e intervino en la jugada siguiente poniendo fin a una gran acción individual de Cardarelli por izquierda. La “T” mostró sus dientes con llegadas de Daniele y Digliodo.

Expiraba la primera etapa con un panorama no anhelado por Bell hasta que le aparecieron dos manos de nocaut y algo más. A la salida de un saque lateral rival por mitad de cancha, recuperó y ubicó rápido a Ciocca por derecha, este llegó al fondo y sacó un centro que Seismandi empujó al gol.

Enseguida, y en una jugada parecida pero por izquierda (pared entre Cardarelli y Márcora), la pelota le cae a un Borredá que entraba libre por el otro lado, su toque sirvió para que Ciocca de frente al arco no perdone y establezca el 2-0.

Quedaba una sensación temprana de objetivo logrado que no se podía gritar a viva voz por todo lo que faltaba pero surgió la colaboración de Digliodo. El marcador de punta derecho visitante fue muy duro con los pies para adelante sobre Márcora ante una pelota que se le fue larga en el traslado y vio la tarjeta roja. En un abrir y cerrar de ojos, Bell encontró todas las soluciones: se colaba en cuartos de final con un escenario totalmente de su lado, en tanto su adversario dejaba una pronta muestra de resignación.

Para confirmar que todo acababa más rápido de lo previsto, a los 4’ del complemento un derechazo de Borredá con la pelota picando en la puerta del área le puso el moño a una precisa combinación de varios toques y le bajó la cortina a un partido que de ahí en más -y de manera entendible- no tuvo más atractivo por ofrecer.

Lo que viene. El domingo próximo será el punto de partida de los cuartos de final. Bell se cruzará con Leones, que finalizó con el “2” en esta fase. El equipo triguero perdió 2-1 el clásico y en ese fragor también se quedó sin el goleador Lucas López Ruiz y el defensor Sebastián Ceballos, quienes fueron expulsados y como mínimo no estarán en la ida a jugarse en Bell Ville. El resto de los enfrentamientos: San Carlos-Sarmiento, San Martín MB-Complejo Deportivo y Matienzo-Progreso.

Fotos: Leo Zarini

Infografía: Germán Monetto