Primera A
Se despertó y lo ganó
Cambiando su imagen en el complemento, Bell venció como local 1-0 a Leones en la ida de cuartos de final; Lucas Seimandi fue el autor del gol que fuerza al Triguero a ganar en la revancha por cualquier marcador y aprovechar la ventaja deportiva.
 
Hernán Garelli / hgarelli@eldeportivobv.com.ar
Por el primer capítulo de cuartos de final, Leones visitaba a Bell con sus dos divisiones y poseedor de ventaja deportiva. Para el partido principal los entrenadores debieron lidiar con algunos inconvenientes, aunque el panorama más alentador fue para Oscar Basualdo, que pese a no disponer en las últimas horas de Ciocca y Alladio por molestias, tenía el retorno de cuatro jugadores tras cumplir sanciones; Teddy Pérez debió trabajar para rearmar el equipo que terminó segundo en la clasificación y fue sensación hasta la mitad del Apertura: el clásico ante Sarmiento dejó expulsiones y una baja clave que limitaba su poder ofensivo para la serie era la de Lucas López Ruiz (6 goles), sancionado con tres fechas, no contando además con el defensor Sebastián Ceballos.

De este modo, el local encontraba en el análisis previo elementos a su favor tanto puertas adentro como al espiar la realidad del rival. Sumado a ello que estos primeros noventa minutos se jugaban en su cancha, tenía derecho a ilusionarse y el deber de demostrarlo, lo que pudo hacer recién en el segundo tiempo. Una notoria mejoría respecto a una expresión sin muchas luces de la primera mitad, le dio el triunfo que necesita para encarar el desquite en el Estadio Parque Fiesta Nacional del Trigo.

Maniatado y lento. La propuesta táctica de Leones y un Bell incómodo a partir de ese entramado  que tenía enfrente dieron forma a un primer tiempo pobre como espectáculo. Dependiendo en exclusiva para el juego corto de cuando se asociaban Sueldo, Soto y Colombero, el mérito de la visita fue su aplicación al retroceso en bloque para superar la línea de la pelota y ser una poblada muralla.

Esto le quitó conexión y ritmo al blanquinegro una vez que llegaba a mitad de cancha, haciéndolo previsible en el pase y varias veces improlijo en la larga. Promediando la etapa intentó correr a Luján de la banda hacia adentro o soltar unos metros adelante a Oviedo, buscando sociedades más de frente al arco rival pero eso no funcionó. La acción clara de ataque no aparecía para ninguno de los dos. Para rescatar en Bell, apenas un tiro libre de Luján que se fue muy cerca a los 29’ y Seimandi poniendo a trabajar seriamente a De Giorgis con un remate frontal a los 33’.

Leones fue solo un par de pelotas detenidas por la derecha de su ataque y allá en el comienzo. Lo suyo era el conveniente negocio que le resultaba un partido de trámite discreto y sin emociones.

El remedio y el gol. Salió con otra actitud el local. Anticipando en los duelos personales y con otra dinámica en las piernas. Forzó por izquierda una falta, derivando un cabezazo que el arquero desvió al tiro de esquina con una estirada; Luján probó de lejos y otra vez surgieron las manos de De Giorgis.

Era otro partido, a punto tal que Palacios lograba desnivelar cuando encaraba a Sisterna y encontraba espacios para meter la pelota al área desde su costado. Borredá estuvo cerca en su clásica arremetida al vacío. Iban 10’ y era otra la película. Leones no se podía acomodar. Cinco minutos después Sueldo probó desde lejos en la primera para la visita. 

Luján ganó la carrera por su banda y sacó un centro que Seimandi tocó con la pelota yéndose al lado del palo y el arquero vencido. Fue el aviso del “9”. A los 18’, Gozzerino pisó campo rival y desde tres cuartos mandó con potencia el balón por lo bajo al corazón del área, sorprendiendo a una defensa que reclamó offside de un Seimandi que no perdonó y estampó el 1-0.

Después de una buena jugada de ataque que culminó Oviedo, llegó el momento para la reacción de Leones adelantándose y para que el blanquinegro tuviera el contragolpe a mano. A los 29’ Palacios estuvo muy cerca de aumentar tras una peinada de Seismandi.

En el cuarto de hora final, la visita apeló al empuje en general y a la movilidad de Soto en particular. Un tiro libre de Quinteros en la cara externa de la red, un fusilamiento de Soto a López con gran respuesta del arquero sobre su primer palo y una última de Sueldo desviada por poco, dieron muestra que el Triguero hasta el último suspiro apretó por la igualdad en tanto que el ingresado Olmedo contó con su chance para el segundo de un Bell que terminó celebrando haberse despertado a tiempo.

Lo que viene. La victoria del equipo bellvillense al ser por la mínima deja a Leones con la posibilidad que ante igual resultado a su favor en siete días y con la ventaja deportiva (ante igualdad en puntos y goles), se consagre semifinalista; empate y triunfo son las opciones que colocarán a los de Basualdo entre los cuatro mejores del certamen. El DT Pérez ya podrá utilizar al defensor Ceballos mientras que su colega blanquinegro no contará con el volante Lescano por acumulación de amonestaciones. 

Fotos: Leo Zarini

Infografía: Germán Monetto