Primera A
Un boleto sin discusión
De visita, Bell volvió a superar a Leones por la revancha de cuartos de final; con un gran cabezazo de Alexis Díaz llegó a su tercera victoria consecutiva y se metió en semifinales del Apertura, donde recién este lunes conocerá a su rival.
 
Hernán Garelli / hgarelli@eldeportivobv.com.ar
En el cotejo que significaba el desquite por la serie de cuartos de final del Apertura, este domingo Bell cerró exitosamente su pleito ante Leones en el Estadio Parque Fiesta Nacional del Trigo, ampliando el marcador global para consagrarse semifinalista del Apertura.

La alineación dispuesta por el DT Oscar Basualdo, que mostró dos variantes respecto a la que dio el primer paso una semana atrás -adentro Salguero y Cardarelli por Ricagno (lesionado) y Lescano (suspendido)- resolvió la cuestión con un alto grado de practicidad ante un rival que nunca pudo tomar las riendas pese a su necesidad de ganar. Estas posturas de ambos explican en líneas generales un trámite que fue deslucido para el espectador, quedándole el merecido festejo al blanquinegro por el objetivo cumplido merced a lograr por primera vez en el certamen encadenar tres victorias, dato muy alentador por la confianza que genera para afrontar este tipo de instancias.

Salió agresivo. Bell casi convierte de entrada. A los 3’, un Palacios que llamó la atención verlo en sus primeros movimientos volcado a la izquierda, sin referencia de marca sacó en zona de definición un tremendo derechazo con borde externo que obligó a De Giorgis a salvar su valla a mano cambiada. Era un equipo comprometido, que no se refugiaba atrás ni se dejaba empujar, con todos sus hombres colaborando en la recuperación. Así tuvo a los 7’ una nueva chance neta, con Borredá atacando el espacio por su callejón y en el mano a mano pegarle imperfecto sobre las barbas del arquero.

Leones no conseguía la circulación que precisaba para alimentar a los encargados de preocupar adelante, los que incluso debían retroceder para encabezar el armado de las jugadas tales eran los casos de Sueldo y Soto. Iban 20’ y el local solo había tenido dos pelotas quietas al área que se diluyeron y un tiro de esquina. A esa altura todo era muy equilibrado de tres cuartos a tres cuartos, con un balón que nadie podía controlar. En esa geografía, había para la visita huecos que se le ofrecían por los costados para algún ataque lanzado en tanto que Leones se ilusionaba cuando Sueldo encaraba con su habilidad.

A los 25’, Soto limpió rivales a la carrera desde el medio y en combinación con Sueldo la dejó para un zurdazo franco de Quinteros cerca del poste derecho de López, en la primera acción hilvanada del que precisaba un gol con urgencia. Un Bell que se estaba apoyando en exceso en la pelota larga volvió a llegar a los 32’ con Palacios por derecha y un remate al primer palo.

Hubo que esperar al cierre de la etapa para ver más riesgo, con dos para el Triguero. Una pelota fue de lado a lado y derivó en corner, a lo que vino un cabezazo de Sisterna que cruzó el área menor y Marchetto no impactó cómodo; después, Sueldo pudo armar completa una de las suyas y dejó a Cejas en posición oblicua y solitaria de frente al arquero, sacando un fuerte disparo que muchos ya gritaban pero que se terminó yendo por el costado.

Uno lo liquidó; el otro quedó expuesto. Habitualmente recibir un gol tempranero es un golpe difícil de absorber y esta vez, en el amanecer de la segunda etapa, Leones no fue la excepción tras un ataque de Bell. Cardarelli disparó por lo bajo a colocar en la frontal del área y casi señala. El despeje forzó un tiro de esquina que ya ejecutado generó una nueva posesión en ofensiva donde el “7” observa por el segundo palo a un Alexis Díaz que había ido a la pelota parada y surgió en lo alto para cabecear potente y cruzado, sorprender a una defensa que salía y al arquero e inflar la red a los 2’.

En ese nivel de exigencia y dificultad ante un acumulado 2-0 en contra, al local le brotaron las limitaciones que conspiraron a lo largo de la serie por sobre sus posibilidades y el valor que tenía ser dueño de la ventaja deportiva. Quizo y no pudo. Le costó mucho ante un Bell que con toda lógica estaba conforme y de ahí en más se enfocó en ser ordenado en la contención y en el manejo de los tiempos con la pelota en los pies, además de no aprovechar algún contragolpe.

En tren de hacer su aporte desde afuera, el entrenador Teddy Pérez terminó armando una ofensiva de cuatro integrantes con refrescos desde el banco, dejando línea de tres atrás. No alcanzó. Prueba de ello es que solo por un par de corajeadas del lateral derecho Luján es que debieron intervenir un atento López anticipando y Salguero cerrando.

Con la impotencia de uno y la tranquilidad de otro se acabó una tarde que no definió el cuadro completo de semifinales. Este lunes en La Calderita se sabrá si Sarmiento o San Carlos se sumarán a Complejo Deportivo, Progreso y Bell para empezar a dilucidar quienes tendrán el privilegio de pelear por el primer título de la temporada. 

Infografía: Germán Monetto