Primera A
Un gol que lo puso arriba
Diego Nadaya le dio el triunfo a Bell ante un San Carlos que marró dos penales; fue el tercer éxito en hilera, que sirvió para superar la línea de los de Noetinger y mandar en la tabla. Por la 9ª visitará a Villa Argentina.
 
Hernán Garelli / hgarelli@eldeportivobv.com.ar
Todo salió a pedir de boca en la 8ª fecha del para Bell. Cumplió con la obligación de ganar como local, lo que le permitió sostener su andar triunfal por tercer domingo seguido, mientras que de otros estadios fueron llegando marcadores que al cabo de la jornada lo catapultaron a la cima del Clausura cuando restan apenas tres partidos para poner fin a la etapa clasificatoria.

Su nueva víctima en esta mini racha positiva fue San Carlos, que se vio derrotado 1-0 y regresó a Noetinger por debajo del ganador en la tabla y mascullando bronca por la oportunidad perdida al no acertar en dos penales.

Aprovechó una. Comenzó con la pelota que iba y venía buscando un dueño que no aparecía. Ninguno de los dos ejercía el control y menos aún conseguían pisar las áreas con peligro.

Este se percibió por primera vez a los 18’, con un remate rasante de Diego Nadaya en la medialuna que se fue cercano a un poste. Fue el aviso del “9”, que no perdonó a los 22’ las dudas del marcador central Gonzalo Guzmán para despejar en lo alto, aprovechando quedar en carrera solitaria y con balón dominado para definir con su pie derecho abierto al rincón ante el achique del arquero.

El gol fue ordenando al blanquinegro sobre el césped y solo sufrió seriamente tres minutos después cuando Bruno Bianchi no definió bien ante Carlos López. El largo camino que faltaba rumbo al descanso tuvo a un San Carlos al que no le salían las cosas (volvió a llegar a los 34’) y a un Bell que conforme corrió el reloj ganó en confianza y cerró la etapa con una lucida acción personal de Nadaya que podría haber sido el segundo.

Desperdició dos. Después que Leandro Rivero inflara la red del lado de afuera a la salida de una pelota quieta, sobrevinieron un par de minutos en donde la visita le rodeó la manzana al dueño de casa, acosándolo por uno y otro lado. Le metió varias veces el balón al área hasta que el árbitro indica penal.

Se hizo cargo el capitán Bianchi de la posibilidad de empatar, mandando un potente remate al palo. Con todo invalidado por invasión, tras los reclamos del caso de nuevo se paró el “10” por la revancha, quien esta vez reventó el travesaño cuando iban 11’ del complemento.

Con el ambiente caldeado y discutiéndose de ambos lados cada decisión del joven juez Pablo Sinastra el cotejo supo mantener interés, en parte además porque el equipo de Gustavo Allione -pese a la pésima noticia que tuvo desde los doce pasos- no desistió en su empuje, intentando siempre a partir de la pelota. Completaba el panorama favorecedor del espectáculo que a Bell le quedaba latente el aprovechamiento de espacios.

Cerca de la media hora y cuando el DT visitante ya había desarmado el doble cinco, Claudio Sotomayor se impone en la lucha aérea con un cabezazo que se va suave y apenas afuera de un arco sin custodia.

Los de Oscar Basualdo descansaban en la ventaja, en la buena tarde de Nadaya y en la velocidad de Julio Sánchez. De este modo contó con chances netas donde se opuso siempre Guillermo Luna, tanto en un mano a mano con cada uno de estos delanteros como en un fusilamiento del “9” donde brillaron los reflejos del guardavalla.

Tras un picante remate de Guido Pellegrino, el techo del arco local se quedó con la última situación de riesgo, con la ilusión del empate y con la confirmación que Bell está poniéndose en órbita. La poderosa razón de los resultados y de una meritoria eficacia en ser el primero en castigar en el arco de enfrente, le permitieron ir subiendo escalones, mejorar en la tabla y tener a esta altura las credenciales que imaginaba.  

Fotos: Leo Zarini

Infografía: Germán Monetto