Columna / Elio "Pipo" Rossi
Lo de Independiente está todo dicho… 11/06/2013
Elio Pipo Rossi nació en el ' 63, con Kennedy a la cabeza. Cordobés de nacimiento y porteño por adopción mutua, trabaja como periodista desde antes de terminar la secundaria por lo que, transcurridos casi 30 años, muchos ruegan que se jubile pronto. Trabajó en Radio Unión de Bell Ville, Radio Universidad de Córdoba, Canal 10 de Córdoba y desde el 91 en Canal 13, Canal 9, America TV, ATC, Telefé, TyC Sports y Fox Sports hasta el 2002 cuando, harto ya de estar harto, vendió un BM para gastárselo en Europa y por las rutas del sur argentino haciendo “fiaca”. Reinsertarse le costó mucho más de lo que está dispuesto a aceptar, igual que esforzarse para ganar un lugar a los 40 años en algún medio europeo. Lo perdió su costado tanguero y volvió con el caballo cansado para divertirse en C5N, Fox Sports, Radio Del Plata y Radio 10, y, fiel al “ser periodista”, seguir molestando hasta que el cuero le dé.
 
La realidad es irreversible. Nada borrará la grandeza de la historia del club pero habrá que trabajar con ahinco y humildad para volver a Primera.

Hace algo más de dos años se dijo aquí que la Copa Sudamericana obtenida por Independiente era una ficción. Ese equipo debió perder los puntos y ser retirado de la competencia cuando dejaron nocaut al arquero del Defensor Sporting uruguayo, con una pedrada desde la tribuna. Sin embargo, todos miraron para otro lado y el "circo" continuó para felicidad de varios. 

Recuerdo verlo en la transmisión final al presidente de ese momento, Julio Comparada, en el palco, como un mensaje inequívoco de su capacidad para estar al frente de tamaña "proeza". 

El equipo y el club se desangraban en compras completamente inútiles (117 futbolistas llegaron a Independiente en la "era" Comparada) y ventas cuyo producido debió pagar 3 estadios Libertadores de América (por ejemplo Agüero en 28.5 millones de dólares o German Dennis en 9 millones de la vieja y siempre querida moneda norteamericana). 

Comparada había señalado con gran pompa que el estadio iba a costarle al club "unos 10 millones de dólares". Cuando lo "inauguró", llevaba gastados más de 26 millones y la televisión se vio obligada a transmitir mostrando solo una mitad. La otra estaba cubierta de escombros de obra en construcción. 

Fue una total y absoluta vergüenza. 

Pero casi ningún medio lo planteó con claridad. Mucho menos los llamados "partidarios", varios de ellos solventados por publicidad de Comparada, del club. 

Salvo honrosas excepciones, que siempre existen, en el periodismo (en este caso deportivo).

Esta Página es una de ellas. 

El entrenador era Mohamed, ahora vuelto con lágrimas incluidas de amor eterno a Huracán.

Mohamed "ganó" la Sudamericana pero perdió todo lo demás e incluyó un último puesto en una de las seis temporadas que ahora se computan para determinar  este descenso a la B Nacional. 

El "Cholito" Comparada le abrió el camino a la barra brava del club para que le ejecutara los acordes de la marcha fúnebre unas horas antes de que el entrenador decidiera irse del club bajo amenaza. 

Otra vergüenza, también cronicada en su momento. 

El desmadre estaba en marcha. 

Pero no lo querían ver. 

En lugar de invertir a largo plazo en el trabajo de las inferiores (las caras de los pibes en el Monumental el último domingo partían el alma, chicos arrojados allí para "salvar las papas" del desastre perpetrado),los nuevos dirigentes se dedicaron a vender humo con nombres "rutilantes", como el de Ramón Díaz, cuyo fracaso al frente del equipo fue indisimulable. 

Antes de Brindisi y post-escándalo Gallego, el actual presidente Cantero recibió un ofrecimiento vía telefónica de Ricardo Caruso Lombardi. 

-"Dame el equipo que yo te lo salvo", le dijo el entrenador. 

A Cantero le pareció que traer a Caruso era una exageración. 

A medio camino entre la angustia creciente (la salida de Gallego fue totalmente traumática) y esforzándose por contener la risa con Caruso al otro lado de la línea solo atinó a decir: "Muchas gracias Ricardo, pero vamos por Brindisi". 

Antes le había ido mal a Menotti como mánager, quién tuvo una de sus frases memorables cuando se refirió a la salida (la anterior) de Gallego y la llegada-apuesta por Daniel Garnero (que empezó perdiendo su campaña). Dijo Menotti: "Guardiola también perdió los tres primeros partidos... mirá si lo echaban; no se puede cometer tamaña imprudencia". 

La imprudencia a la luz de lo que pasó después parece haber sido imaginar que Menotti (ora como técnico, ora como mánager) podía aportar alguna solución a la crisis del Rojo. 

Finalmente llegó Miguel. 

Debía remontar en el cortísimo plazo una diferencia con Argentinos Juniors de 15 puntos cuando empezó este certámen. 

Faltando seis por jugarse, está a seis. 

Una utopía.

Hizo, pero estuvo lejos de conseguir todos los resultados necesarios. Empate con Belgrano y con Estudiantes más derrota con River en las últimas 3 fechas (2 de 9 puntos posibles), pusieron a salvo a su directo competidor, Argentinos Juniors, a pesar de que La Paternal perdió 5 al hilo antes de recuperarse ganándole a River y empatando con San Lorenzo. 

Por eso está todo dicho.