Columna / Gastón Cossutta
El día del arquero 13/06/2013
Soy Licenciado en Comunicación Social recibido en la Universidad Nacional de Córdoba. Empecé a ejercer el periodismo en LV25 Radio Unión de Bell Ville allá por 1997 en Suplemento Deportivo. Ya asentado en la capital provincial, fui productor de Por Deporte en el canal Teleocho (Córdoba) durante 15 años, en los que vi unos 1000 partidos en vivo, desde la ACF, Torneos Argentinos, Nacional B, Primera División, hasta Libertadores, Eliminatorias y Mundiales. Trabajé en radio para Radio Show, Radio Sol (BV), Radio Laser y Rock & Pop. Realice con unos colegas una producción durante el mundial de Sudáfrica “Cordobeses sueltos en Sudáfrica” para La Voz del Interior (on line) y también llevamos a cabo el producto Boleto a Primera (2008/2011), dedicado a las divisiones inferiores de los clubes cordobeses en el canal Show Sport. Cubrí todos los eventos deportivos importantes que se desarrollaron en Córdoba entre el 97 y el 2012 (Boxeo, Copa Davis, clásicos, Básquet, Natación, etc.). Tuve la suerte de entrevistar a la mayoría de las grandes glorias del futbol de Córdoba. Y de hablar de futbol con personajes de la música, la política, la cultura, etc. Y en mi faceta fanática del fútbol y el deporte, estuve en los Mundiales de Alemania y Sudáfrica. Ese soy yo en mi faceta periodística y espero que me sigas descubriendo a través de mis columnas en El Deportivo BV.
 
Julio Chiarini se va de Instituto. Vivió una semana atípica entre una gran actuación (que ya era costumbre) y el gran reconocimiento del pueblo albirrojo. La sencillez como emblema.

El puesto de arquero es desde siempre uno de los puestos más ingratos del futbol. Un error generalmente se paga con gol y a veces un arquero no tiene actividad durante todo el partido, le patean una vez y se pierde el partido.

Allá por Junio de 2001 el Senado de la Nación decidió instituir nada más y nada menos que “el día del arquero”.

Aquella típica frase utilizada para marcar un día que nunca iba a llegar, finalmente quedaba sin valor ya que se dictaminó que el 12 de Junio es el “Día del arquero”.  En realidad la fecha era un homenaje al gran Amadeo Carrizo, que nació un 12 de junio pero allá por 1926 en Rufino. De más estaría contar quien fue Amadeo ya que su nombre es sinónimo del puesto. Más allá que fue un símbolo de River, donde jugó 522 partidos, es respetado por todas las hinchadas.

Por estos días en Córdoba se da una paradoja que involucra a un arquero. Julio Chiarini, oriundo de Oliva y arquero de Instituto sabe que esta no fue una semana más. El domingo fue la figura excluyente del partido que Instituto le ganó a Rosario Central por 1 a 0 y ese cero en su valla fue pura y exclusivamente gracias a un trabajo perfecto que realizó.

Claro que eso no fue sorpresa para el público cordobés, ya que Chiarini viene siendo un pilar fundamental en un equipo de la Gloria que estuvo a un paso de ascender hace un año y que si bien hoy deambula en los últimos puestos de la tabla, si no hubiese sido por él, estaría realmente mucho peor (aunque eso fuese difícil).

Chiarini sabía que en ese partido se despedía de su público porque después de cerrar la participación con Instituto del presente torneo emigrará a un equipo de Primera División (Vélez, Arsenal, Colón y hasta Boca se interesó por él).


¿Que hace que un arquero de un equipo que está muy abajo sea tan querido y reconocido por los hinchas? Quizás en su sencillez y su don de gente esté la respuesta. Por eso en su último entrenamiento en el club de Alta Córdoba, además de recibir el homenaje de parte del club donde se descubrió una gigantografía suya en la galería de ídolos del club, recibió el cariño de más de 200 hinchas que se acercaron a despedirlo, a pedirle la última foto y a desearle suerte. Con la misma paciencia que esperaba a los delanteros rivales en los mano a mano, se tomó fotografías con todos, firmó autógrafos y dejó algunas frases “Este va a ser uno de los recuerdos más grandes de mi vida. Estoy muy feliz”.

A punto de jugar su último partido en Instituto y guardando para siempre el “olé, olé, olé, olé/ Julio, Julio” de los hinchas en sus oídos, con el reconocimiento de sus compañeros que lo designaron capitán para los últimos partidos, Chiarini vivió una semana diferente, la que merecía por todo lo que hizo por su equipo. Julio tuvo, esta semana, “su” día del arquero.