Columna / Elio "Pipo" Rossi
Ni camioneros ni Barras; ganó Cantero y perdió el Rojo
Elio Pipo Rossi nació en el ' 63, con Kennedy a la cabeza. Cordobés de nacimiento y porteño por adopción mutua, trabaja como periodista desde antes de terminar la secundaria por lo que, transcurridos casi 30 años, muchos ruegan que se jubile pronto. Trabajó en Radio Unión de Bell Ville, Radio Universidad de Córdoba, Canal 10 de Córdoba y desde el 91 en Canal 13, Canal 9, America TV, ATC, Telefé, TyC Sports y Fox Sports hasta el 2002 cuando, harto ya de estar harto, vendió un BM para gastárselo en Europa y por las rutas del sur argentino haciendo “fiaca”. Reinsertarse le costó mucho más de lo que está dispuesto a aceptar, igual que esforzarse para ganar un lugar a los 40 años en algún medio europeo. Lo perdió su costado tanguero y volvió con el caballo cansado para divertirse en C5N, Fox Sports, Radio Del Plata y Radio 10, y, fiel al “ser periodista”, seguir molestando hasta que el cuero le dé.
 
Entre los autores de la barbarie a sillazo limpio en que se convirtió la Asamblea de Representantes, no hubo un solo integrante del Gremio de Camioneros.

Ha quedado absolutamente claro que siempre se puede estar peor. Depende básicamente de la inutilidad que desplieguen aquellos dirigentes que son puestos al mando de las situaciones críticas. Lo digo por Javier Cantero, el presidente que quiere atornillarse. Su caso alcanza para demostrar que cualquier dato que solo produzca incredulidad puede volverse cierto (realidad horrenda por cierto).

Cantero hizo lo que parecía imposible: gestionó peor que Comparada. 

Entre los dos enterraron la gloria de Independiente y está en duda cuánto tiempo llevará volver a la Primera División. 

A diferencia de River, el Rojo de Avellaneda carece de recursos importantes a mano (el próximo pasivo rondará los 400 millones de pesos con un incremento en la deuda post-concursal de casi 100.000.000) y la "solución política" es por ahora una utopía.

Entre los autores de la barbarie a sillazo limpio en que se convirtió la Asamblea de Representantes del viernes pasado, no hubo un solo integrante del Gremio de Camioneros, que conduce la familia Moyano, de esperpéntica actuación también en la gestión del inefable (y absolutamente inútil) de Julio Comparada.

Pobre Independiente.

Tan cerca de Comparada-Cantero-los Moyano y tan lejos de los buenos viejos tiempos.

Pobre Independiente.

Quienes agredieron a Cantero provocaron la paradoja de fortalecerlo a él y debilitar al club.

No hubo, tal como se intentó interpretar desde los sectores que enfrentan a Moyano, ni organización para destituir a Cantero, ni corporaciones detrás de los sillazos. Tampoco el Gremio de Camioneros.

Las expresiones de elefantes en bazar (Moyano hijo o el tuit de un Barra) no alcanzan para  provocar la ira de los centenares de socios que tomaron conciencia concreta de que están en el fondo del pozo durante el intento de reuniòn del último viernes y quisieron echar -literalmente- a sillazos al Presidente y su CD.

Ello -la bronca- se cocinó a fuego lento durante 38 fechas, la agonía más larga desde que se juegan los descensos en tres temporadas.

Moyano podrá ser el peor enemigo político que pueda tenerse ya que su capacidad de provocar daños es altísima.

Moyano puede parar la Argentina.

Imaginen si puede parar Independiente.

Pero no es un torpe en política.

En la Asamblea hubo 44 de los 60 representantes del oficialismo (los que, en teoría, votan a pedido de Cantero) y 11 de los 30 de la primera minoría.

En las condiciones en que se desarrolló la "asamblea" (duró escaso cinco minutos antes de que todos huyeran según sus posibilidades), ¿alguien puede pensar que no se iban a conseguir los 30 votos necesarios para que se llame a elecciones en 60 días?

¿Moyano iba a mandar a sus afiliados al Gremio de Camioneros a suspender una asamblea a la que los propios representantes de Cantero estaban dispuestos a votar por un adelanto de elecciones? A mano alzada y a viva voz se hubiera votado por un adelanto de las elecciones.

Moyano no puede ser tan torpe. De ninguna manera.

Pero esto (la barbarie es de los otros, yo soy un impoluto) es lo que instaló el presidente: "No le voy a entregar el club a los violentos".

No estuvo la barra brava.

No estuvo el gremio de camioneros.

¿Quienes quisieron, entonces, echar al presidente?

¡Los socios con cuota al día!

Hartos de Cantero.

Conscientes, acaso por primera vez, de la situación en la que se encuentra el club.

Ellos y su mayúscula estupidez e incapacidad para pensar, terminaron siendo "funcionales" a Cantero.

Que insistió en la perorata contra Moyano y los violentos.

Que, repito,  no estuvieron.

Pero que, en el caso de Moyano, debería estar (es el primer representante) si es que pretenden encontrar una luz al final de éste lamentable camino iniciado ya hace mucho tiempo y que la dupla inolvidable (Comparada-Cantero) acaba de estrellar al fondo.

El famoso Barra puede seguir jugando al carnaval. La última vez que apareció llevaba una mascarita.

Pero el club debe darse las condiciones para levantar cabeza.

Y no es precisamente, excluyendo.

Cantero debería saber que no es un iluminado.

Y Moyano que no volverá a Primera División poniendo sus camiones de culata para impedir que los adversarios lleguen a la cancha para jugar los partidos.

Los socios, por su parte, violín en bolsa con la bronca. Ya han causado un estropicio impresionante. 

O Independiente se da las condiciones o pasarán muchos años para que podamos volver a relatarlo en Primera División.De todos ellos depende.