Columna / Elio "Pipo" Rossi
Boca reza para que Carlitos despierte 06/08/2013
Elio Pipo Rossi nació en el ' 63, con Kennedy a la cabeza. Cordobés de nacimiento y porteño por adopción mutua, trabaja como periodista desde antes de terminar la secundaria por lo que, transcurridos casi 30 años, muchos ruegan que se jubile pronto. Trabajó en Radio Unión de Bell Ville, Radio Universidad de Córdoba, Canal 10 de Córdoba y desde el 91 en Canal 13, Canal 9, America TV, ATC, Telefé, TyC Sports y Fox Sports hasta el 2002 cuando, harto ya de estar harto, vendió un BM para gastárselo en Europa y por las rutas del sur argentino haciendo “fiaca”. Reinsertarse le costó mucho más de lo que está dispuesto a aceptar, igual que esforzarse para ganar un lugar a los 40 años en algún medio europeo. Lo perdió su costado tanguero y volvió con el caballo cansado para divertirse en C5N, Fox Sports, Radio Del Plata y Radio 10, y, fiel al “ser periodista”, seguir molestando hasta que el cuero le dé.
 
El Xeneize prende velas a todos lo santos para que Bianchi despierta de la siesta y Boca, de una buena vez, gane.

Boca enciende velas a todos los santos del cielo para que Carlos Bianchi despierte de la larga siesta que incluyó la peor racha de toda la historia en el certamen que consagró al Newell’s del Tata catalán".

El operativo "levantemos la moral de Carlitos" es encabezado por Margarita, la ex primera dama de Boca en tiempos de Mauricio Macri en compañía de uno de los "goodfellas" Guillermo Coppola, e incluye una de las comidas tradicionales de la Argentina: asado, en este caso, con champagne francés, que traen recuerdos de los buenos viejos tiempos.

Carlitos “Charles Lucky” Bianchi está triste.

Dicen quienes lo frecuentan y comparten con él escenas de la vida en familia, que por primera vez en la vida lo ven desorientado y no muy seguro de saber "que trole hay que tomar para seguir", como dice el tango Desencuentro, de Cátulo Castillo.

"La araña que salvaste te picó

-¡qué vas a hacer!-

y el hombre que ayudaste te hizo mal

-¡dale que va!-

y todo el carnaval, gritando pisoteó

la mano fraternal

que Dios te dió".

Un amigo mostró su preocupación e incluso fue mucho más allá: "Si pierde dos partidos seguidos, no sé que vamos a hacer; no logramos que se le vaya la cara larga", describió.

¿Tan así será?

¿Duda por primera vez Bianchi respecto de sus capacidades para transmitir conocimiento y compromiso?

Buena parte del asunto será zanjado por la presencias de Gago (cuando se recupere del desgarro, quizá en la tercera fecha) y de Román, el eterno.

Para colmo, Silva…

Aparece el "Dolape" y de buenas a primeras hace doblete para Lanús contra Belgrano en su debut y no para de referirse elípticamente y lleno de ironía a la dupla que manda en Boca: “Charles Lucky” y “Jota Erre”.

Si el 9 de Lanús sigue "mojando" será un forúnculo espantoso para “Charles Lucky”.

Guste o no, le será facturado por los propios boquenses, más allá de los textos periodísticos o de lo mordaz de Silva.

Pero el asunto excede a Silva y a los "idos" por el entrenador o por encono con Riquelme.

La preocupación tiene que ver (la preocupación de la mesa chica a la que, casualmente, tiene acceso este escriba), con el estado de ánimo de Carlitos.

Necesita un buen comienzo.

Necesita que los hechos lo pongan de nuevo en ese estanco de tranquilidad y éxitos que ha sido su vida como director tècnico.

"La tercera es la vencida", dice el dicho. Le fue mal como mánager (la primera); le fue peor luego de la siesta (la segunda); esta, la que comienza éste miércoles con Belgrano, en Córdoba, "tiene que ser la vencida", la "buena" para Bianchi.

Tiene todo lo que pidió.

Ni siquiera se podrá hacer responsable de las compras a su hijo, como la vez anterior.

Es "la mano de Charles Lucky" y ninguna más la encargada de moldear este semestre de Boca.

Ahora hay que volver a ganar, así de simple.