Columna / Elio "Pipo" Rossi
Gimnasia, “la Voluntad” 28/4/2014
Elio Pipo Rossi nació en el ' 63, con Kennedy a la cabeza. Cordobés de nacimiento y porteño por adopción mutua, trabaja como periodista desde antes de terminar la secundaria por lo que, transcurridos casi 30 años, muchos ruegan que se jubile pronto. Trabajó en Radio Unión de Bell Ville, Radio Universidad de Córdoba, Canal 10 de Córdoba y desde el 91 en Canal 13, Canal 9, America TV, ATC, Telefé, TyC Sports y Fox Sports hasta el 2002 cuando, harto ya de estar harto, vendió un BM para gastárselo en Europa y por las rutas del sur argentino haciendo “fiaca”. Reinsertarse le costó mucho más de lo que está dispuesto a aceptar, igual que esforzarse para ganar un lugar a los 40 años en algún medio europeo. Lo perdió su costado tanguero y volvió con el caballo cansado para divertirse en C5N, Fox Sports, Radio Del Plata y Radio 10, y, fiel al “ser periodista”, seguir molestando hasta que el cuero le dé.
 
El Lobo amaga con convertirse en la gran sorpresa del fútbol argentino. 

“Cuando querrá el dios del cielo, que la tortilla se vuelva… que los pobres coman pan, que los pobres coman pan y los ricos…”, dice esa maravillosa letra anarquista de los Quilapayún en referencia a las imposibilidades de que lo establecido “el establishment”, sea modificado por voluntad de la realidad. Gimnasia es La Voluntad. 

Una voluntad que tiene algunos buenos exponentes, jugadores de “buen pie”, de gran inteligencia táctica, pero que jamás serían convocados a las grandes lides por equipos como River, Boca o San Lorenzo. 

Jugadores que vienen de la Primera B Metropolitana, por ejemplo, o de la B Nacional (segunda, tercera o cuarta categoría, cuasi amateur del fútbol argentino). 

Gimnasia, “la Voluntad”, amaga con convertirse en la gran sorpresa del fútbol argentino.

Para “tomar la curva” camino al título de verdad, deberá vencer al sorprendente Lanús de los mellizos Barros Schelotto, ídolos del club de los mejores años que no fueron suficientes como para alcanzar el primer título de su historia. 

Mendoza, volante creativo y carrilero; Meza, delgadísimo volante de creación y carrilero; el “gordo” Mussis, doble cinco; un “enganche” que además, si tiene que “dar hierro” lo hace; Alvaro Fernández, un “10” uruguayo que se ganó un lugar, son alguno de los nombres destinados a explicar el fenómeno Gimnasia y Esgrima La Plata. 

También obviamente Monetti, su arquero de los últimos años y la férrea defensa que integran Oreja, Barsottini, Blengio y Licht, más Pouso y/o los otros volantes de “hacha y tiza” derecho viejo que componen el equipo. Pereyra y Bou (que parece no haber hecho pie en ninguno de los lugares por los que anduvo), terminan de armar al humilde Gimnasia, la Voluntad. 

Y Pedro. 

El Gran Pedro Troglio. 

Tres partidos con semejante nivel de estrés constituyen una verdadera eternidad para Gimnasia. El gran desafío para Troglio es que el equipo juegue “suelto”. En ese permanente uno contra uno con el que termina normalmente en defensa por poner, en simultáneo a sus laterales en tareas ofensivas, no esperen encontrar “equilibrio”, “frialdad”, “manejo de los tiempos” en este equipo. 

Jugará, como lo ha venido haciendo, como si el mundo fuera a terminar mañana.

El ayer no existe y el mañana no sabemos, parece ser la consigna con que encara cada encuentro el conjunto platense. 

“A matar o morir” si se quiere usar el eufemismo más dramático, futbolero y –tan- argentino.

¿Cómo mantener la cabeza tranquila y jugar “sueltos”?

Solo ellos lo saben  ¿lo saben? 

Un curso acelerado de concentración extrema, crecimiento temperamental e irracional corazón para jugar al fútbol es lo que deberá transmitir el Gran Pedro. 

Solo entonces, solo ese día, los pobres comerán pan y los ricos…

 
 
Relacionadas
 
Román reina en el vulnerable país de Boca 21/4/2014