Columna / Elio "Pipo" Rossi
Todos juegan por todo en la Argentina 5/5/2014
Elio Pipo Rossi nació en el ' 63, con Kennedy a la cabeza. Cordobés de nacimiento y porteño por adopción mutua, trabaja como periodista desde antes de terminar la secundaria por lo que, transcurridos casi 30 años, muchos ruegan que se jubile pronto. Trabajó en Radio Unión de Bell Ville, Radio Universidad de Córdoba, Canal 10 de Córdoba y desde el 91 en Canal 13, Canal 9, America TV, ATC, Telefé, TyC Sports y Fox Sports hasta el 2002 cuando, harto ya de estar harto, vendió un BM para gastárselo en Europa y por las rutas del sur argentino haciendo “fiaca”. Reinsertarse le costó mucho más de lo que está dispuesto a aceptar, igual que esforzarse para ganar un lugar a los 40 años en algún medio europeo. Lo perdió su costado tanguero y volvió con el caballo cansado para divertirse en C5N, Fox Sports, Radio Del Plata y Radio 10, y, fiel al “ser periodista”, seguir molestando hasta que el cuero le dé.
 
¿Boca ganando para que River sea campeón? Debo verlo para creerlo. ¿Puede ganarle Quilmes al conjunto de Troglio? Seguro.

“La injusticia como camino hacia lo justo” podría señalar un título de intento de explicación existencial al modo en que nos hemos acostumbrado a vivir en nuestro fútbol de cada día. Hablo de los promedios que pueden condenar al descenso a uno de los equipos que más y mejor han jugado a lo largo del certamen: los mendocinos de Godoy Cruz, que dirige el “Negro” Almirón.

Los entrenadores argentinos son, francamente, extraordinarios. Hacen milagros con lo que le dan. Multiplican los panes y peces como para llenar literatura fantástica de la buena. Con toques novelescos o religiosos como para asegurar una serie de éxito en Hollywood.

Allí está Simeone, a punto de cambiar la mentalidad del Atlético de Madrid.

Las mentalidades no se cambian, podrían gritar desde cualquier Claustro universitario.

O se toman 50 años para conseguir la mínima modificación de cualquier “status quo”.

Simeone está a punto de hacer saltar la banca en Madrid. Y en el Planeta Fútbol.

Claro que en esa profesión (la de DT) se anotan chantas a granel. Pero el fútbol, como la vida, generosa para todo aquel que tenga ganas de vivirla.

La injusticia como camino a lo justo tiene que ver  con nuestro esencial y constitutivo modo de llevar adelante las cosas: tratando de sacar ventajas. O al menos, de no ser víctimas de un ventajero, igualando las posibilidades.

“Los promedios nunca se van a sacar”, es una verdad revelada en Viamonte al 1300.

Por obra y gracia de los promedios, Quilmes jugará la “final de la Copa del Mundo” contra Gimnasia en la penúltima fecha, en tanto Argentinos Juniors (ya descendido) hará lo posible por recibir incentivos y jugarle “otra final” a River en el Monumental.

Todos juegan por todo en la Argentina. O por casi todo. Es el caso de Argentinos, que perdió la categoría faltando 4 partidos para el final del campeonato.

River, obvio, no tiene la culpa.

Y hasta Boca puede constituirse en juez si se dan un par de resultados.

¿Boca ganando para que River sea campeón?

Debo verlo para creerlo.

¿Barcelona ganando al Atlético del Cholo para que el Real sea campeón?

También debo verlo para creerlo.

¿Puede ganarle Gimnasia a Quilmes? Claro.

¿Puede ganarle Quilmes al conjunto del gran Pedro Troglio?

Seguro

¿Puede River ganar su segundo partido de visitante del campeonato en La Paternal?

Claro hombre.

¿Le puede ganar Argentinos?

Puede usted apostar, licenciado.

¿Acaso no perdieron frente a equipos “coleros” el Aleti y resignaron puntos imposibles el Barça del Tata y el Real de Carletto, que empató a los 47 del segundo tiempo?

Ocurre aquí y allá.

Por eso el fútbol sigue siendo tan hermosamente riesgoso para las coronarias.

 
 
Relacionadas
 
Gimnasia, “la Voluntad” 28/4/2014