Columna / Elio "Pipo" Rossi
Veremos si Argentina aprovecha las facilidades 29/6/14
Elio Pipo Rossi nació en el ' 63, con Kennedy a la cabeza. Cordobés de nacimiento y porteño por adopción mutua, trabaja como periodista desde antes de terminar la secundaria por lo que, transcurridos casi 30 años, muchos ruegan que se jubile pronto. Trabajó en Radio Unión de Bell Ville, Radio Universidad de Córdoba, Canal 10 de Córdoba y desde el 91 en Canal 13, Canal 9, America TV, ATC, Telefé, TyC Sports y Fox Sports hasta el 2002 cuando, harto ya de estar harto, vendió un BM para gastárselo en Europa y por las rutas del sur argentino haciendo “fiaca”. Reinsertarse le costó mucho más de lo que está dispuesto a aceptar, igual que esforzarse para ganar un lugar a los 40 años en algún medio europeo. Lo perdió su costado tanguero y volvió con el caballo cansado para divertirse en C5N, Fox Sports, Radio Del Plata y Radio 10, y, fiel al “ser periodista”, seguir molestando hasta que el cuero le dé.
 
Dos partidos serios y complejos tendrá el conjunto albiceleste: semi y final. 

Al momento de escribirse estas líneas, Argentina está a punto de jugar con Suiza su pase a los cuartos de final. Los dioses siguen alineados en torno al equipo porque lo que en cualquier circunstancia hubiera sido un problema serio -la lesión de Agüero-, le aparece a Sabella como una solución a caballo de la aparición de Lavezzi y de no tener la obligación de contar entre sus titulares a un futbolistas que no está en el cien por ciento de sus posibilidades. 

Mientras, Brasil acaba de parir su pase mediante penales y error de Jara y los uruguayos -bailados por Colombia- no tienen ni siquiera el consuelo-coartada de Suárez. 

Aunque el tema haya quedado viejo, Suárez es el responsable de no haber estado frente a Colombia. 

Aunque el presidente del país le eche la culpa a la FIFA o el “Planeta bien pensante” se rasgue las vestiduras. 

Suárez es un -mínimo- irresponsable. 

Tercera mordedura en lo que va de su carrera. A la vista de miles de millones de personas.

Y pretenden echarle la culpa a la FIFA. 

Cosas del absurdo de los bienpensantes. 

¿Que la pena es excesiva? 

Bastaba un partido. El que protagonizó Colombia con baile incluido. 

Veo a Brasil derrumbado, por otro lado. 

Dice Felipao que "este tipo de partidos" puede servir para "ponerlos de pie". 

Angustiados, llorosos, limitados, difícil encontrar un antecedente que avale una levantada de un equipo como el que ha puesto en cancha el  local. 

Dios amagó con ser brasileño la otra tarde. 

Pero necesitará de mucho de fe para seguir. 

México, esta vez sí, jugó como nunca para perder como siempre, aunque convengamos que los errores-horrores arbitrales, lo acabaron. 

Perdió contra un equipo que pinta para llegar, tranquilo, a las semifinales para encontrarse con Argentina allí. 

Se insiste a cada momento desde estas líneas con aquello de que jamás un equipo argentino ha tenido un camino tan sencillo, amable, querible, una "papita pal loro", digamos, hacia la final de la Copa. 

Del otro lado pueden aparecer Brasil, Alemania, Colombia, el mismo Francia. 

El orden de los factores no altera el producto para Argentina. 

Dos partidos serios y complejos tendrá el conjunto albiceleste:  semi y final.

Bilardo solía decir que de quedar afuera "se tiraban del avión" que los traía de retorno para no enfrentar la dura realidad de un  fracaso aquí en la Argentina. 

Quedar en el camino con Suiza, EEUU o Bélgica, en cuartos, pondría en superficie aquella frase del riñón esencial bilardiano. 

Todos se están "desangrando" en el camino. 

Argentina es, en la previa, una fiesta de facilidades. 

Veremos si es capaz de aprovecharse de esas facilidades. 

De Messi, de Sergio Romero y de 9 más depende. 

Hasta hoy, el mejor mundial que nos ha tocado ver. 

 
 
Relacionadas
 
Argentina no puede sino crecer de aquí en más 23/6/14