Columna / Elio "Pipo" Rossi
Boca Juniors, un espectáculo garantizado 15/8/14
Elio Pipo Rossi nació en el ' 63, con Kennedy a la cabeza. Cordobés de nacimiento y porteño por adopción mutua, trabaja como periodista desde antes de terminar la secundaria por lo que, transcurridos casi 30 años, muchos ruegan que se jubile pronto. Trabajó en Radio Unión de Bell Ville, Radio Universidad de Córdoba, Canal 10 de Córdoba y desde el 91 en Canal 13, Canal 9, America TV, ATC, Telefé, TyC Sports y Fox Sports hasta el 2002 cuando, harto ya de estar harto, vendió un BM para gastárselo en Europa y por las rutas del sur argentino haciendo “fiaca”. Reinsertarse le costó mucho más de lo que está dispuesto a aceptar, igual que esforzarse para ganar un lugar a los 40 años en algún medio europeo. Lo perdió su costado tanguero y volvió con el caballo cansado para divertirse en C5N, Fox Sports, Radio Del Plata y Radio 10, y, fiel al “ser periodista”, seguir molestando hasta que el cuero le dé.
 
Los goles de Riquelme amenazan con llevarse puesto a Angelici, quien por ahora sigue soportando a Bianchi.

Los goles de Riquelme con los colores rojo y blanco de la Asociación Atlética Argentinos Juniors, (¡"La Paternal, la Paternal"!) hacen felices inmediatamente después del autor, a los hinchas de barrio pero amenazan con "llevarse puesto" al delfín de Macri, el presidente Daniel Angelici, y poner en situación de retiro efectivo (con jubilación de privilegio), al gran “Charles Lucky” Bianchi, el, por ahora, único incombustible de los que quedan en pie en la Boca. 

Que el diario La Nación pregunte a través de una encuesta, poniendo a todos en igualdad de eventuales responsabilidades, a plantel, dirigentes y cuerpo técnico, habla de la profundidad de este momento del club, al que ni las estadísticas (exhibidas por Bianchi luego de la derrota ante Newell’s), dejan a salvo. 

"Es que Román sigue jugando para Boca", dijo certeramente el colega Javier Doberti en "Fútbol Permitido" del último domingo. Apenas concluido el debut con gol incluido ante ¡Boca! Unidos de Corrientes, Román descerrajó: "Espero que mañana gane Boca para que la felicidad sea completa". Un instante antes, al final del partido, y en Cadena Nacional, había disparado contra el que considera especial centro de su despecho, el presidente Angelici: "Yo soy bostero de verdad, no sé cuántos dirigentes en Boca actualmente lo son". 

¡Chan! 

El misil había sido lanzado. 

El chiquilín de apellido Tevez con su derechazo cruzado en el tercer minuto de descuento del primer tiempo, dio de lleno a la embarcación de Angelici y el final fue un drama de cánticos encontrados en la Bombonera. 

Excepto Bianchi, no se salvó nadie. 

La pregunta que surge después del final caliente de la primera fecha es qué pasará la próxima semana, en Córdoba, si Belgrano le propina otra derrota. Mejor no hablar de ciertas cosas, diría el inolvidable Luca Prodan. 

Un detalle que llamó la atención de los observadores del día a día fino con relación a cómo están de verdad las cosas en ese vestuario, fue que se filtró a los cinco minutos el grito destemplado de Bianchi contra sus dirigidos cuando el equipo fue eliminado de la Copa Argentina por Huracán. "Nos hizo el gol uno que está más gordo que yo", bramó Bianchi.

Eso jamás hubiera ocurrido en los viejos buenos tiempos del entrenador.

"Imposible", graficó la fuente. "Los jugadores salían del vestuario sin mirar a los periodistas, incluidos los amigos. Bianchi los fulminaba en el acto". 

En este último tiempo no solo trascienden los detalles del llamado "off" en la jerga periodística (aquello que la fuente entrega pidiendo no ser citada), sino los "on" menos pensados.

Román dijo en una entrevista televisiva: “Carlos está grande (avejentado, envejecido, veterano, traducimos) y se equivoca en los nombres de los jugadores, los confunde". 

El domingo, en dos de los cambios efectuados por el entrenador, el cuarto árbitro debió modificar el cartel indicador: Bianchi había dado mal los números  y los nombres de los que debían salir. 

Cuando Gago, incrédulo más allá de su bajo rendimiento, salía de la cancha, vino el grito desesperado: "¡No! Gago sigue, sale Erbes". 

En fin. 

Por la noche y por tevé, Maradona terminó de echar leña al fuego: "Es la peor versión de Boca que he visto en mi vida". 

¡Lluvia de Chanes! 

Román haciendo goles para la AAAJ y Diegote "torpedeando" desde los micrófonos pueden acabar con el proceso que han intentado sin éxito todos los grandes actores de este tiempo: Riquelme, Bianchi y Angelici y compañía. 

Aunque Román se haya ido, Bianchi insista, y el presidente les diga a los cercanos en confidencia: "Ya nos deshicimos de Riquelme, de aquí a fin de año, le damos marcha a Bianchi". 

Diciembre del 2015 (momento de elecciones en Boca) parece estar a una eternidad.

El tiempo y los resultados, dirán. 

Pero el espectáculo está garantizado.

 
 
Relacionadas
 
La desaparición del líder abre un panorama inimaginable 10/8/14