Columna / Elio "Pipo" Rossi
Orión: “Planchazus Criminalitis”. 27/03/15
Elio Pipo Rossi nació en el ' 63, con Kennedy a la cabeza. Cordobés de nacimiento y porteño por adopción mutua, trabaja como periodista desde antes de terminar la secundaria por lo que, transcurridos casi 30 años, muchos ruegan que se jubile pronto. Trabajó en Radio Unión de Bell Ville, Radio Universidad de Córdoba, Canal 10 de Córdoba y desde el 91 en Canal 13, Canal 9, America TV, ATC, Telefé, TyC Sports y Fox Sports hasta el 2002 cuando, harto ya de estar harto, vendió un BM para gastárselo en Europa y por las rutas del sur argentino haciendo “fiaca”. Reinsertarse le costó mucho más de lo que está dispuesto a aceptar, igual que esforzarse para ganar un lugar a los 40 años en algún medio europeo. Lo perdió su costado tanguero y volvió con el caballo cansado para divertirse en C5N, Fox Sports, Radio Del Plata y Radio 10, y, fiel al “ser periodista”, seguir molestando hasta que el cuero le dé.
 
El decir de este escriba sobre la jugada que quedó en el ojo de la tormenta en el fútbol argentino: la tremenda lesión de Carlos Bueno tras una violenta falta del arquero de Boca Juniors.

Se “vendió” cuando salió del vestuario para explicar que había sido un choque accidental entre los dos (él y Carlos Bueno).

Vende todos los boletos la idea de que recibió una sugerencia del Vasco Arruabarrena, quién unos minutos antes había pedido cordura cuando le mencionaron la declaración de un dirigente sanjuanino que había hecho referencia, en caliente, de la mala intención.

Entonces salió.

¿”Reincidente”?, bramó.

“Cuidado con lo que dicen, ustedes son periodistas, no les voy a enseñar yo pero asegúrense de tener fundamento para decir porque los que toman las decisiones (de castigar) son influenciables”.

Quedó en bolas el “Loco” Orión.

En bolas y declarando.

Lo quebró a Bueno con un planchazo mil veces evitable.

¿Imaginan ustedes lo que puede pasar con un futbolista que lesiona gravemente a una estrella de Boca?

Piensen por un instante en Ardente saliendo con la plancha y mandando al hospital al rock-star Daniel Osvaldo.

Ardente no juega más.

Pero no hagamos proyecciones.

Digamos lo concreto: le rompió tibia y peroné.

Escucho a muchos: “Che, no quiso romperle la tibia y el peroné”.

Claro. En realidad, solo Orión lo sabe.

Solo hay datos objetivos: se tiró con los pies para adelante y levantó la plancha del izquierdo cuando era superado.

Todo lo demás queda a la interpretación.

Para este escriba, solo la certeza de la culpabilidad lo puso frente a las cámaras en la larga noche sanjuanina para explicar lo inexplicable.

Bueno ya lo perdonó.

Con su propia conciencia será más problemático, aunque la “locura” convierta en banalidad cualquiera de los males mundanos.

 
 
Relacionadas
 
Un CEO de Torneos, el regalito que Grondona nos legó. 13/03/15