Columna / Elio "Pipo" Rossi
Varsky/Bonadeo: ¿Y la gran editorial sobre sobornos, sobornadores y sobornados? 18/06/15
Elio Pipo Rossi nació en el ' 63, con Kennedy a la cabeza. Cordobés de nacimiento y porteño por adopción mutua, trabaja como periodista desde antes de terminar la secundaria por lo que, transcurridos casi 30 años, muchos ruegan que se jubile pronto. Trabajó en Radio Unión de Bell Ville, Radio Universidad de Córdoba, Canal 10 de Córdoba y desde el 91 en Canal 13, Canal 9, America TV, ATC, Telefé, TyC Sports y Fox Sports hasta el 2002 cuando, harto ya de estar harto, vendió un BM para gastárselo en Europa y por las rutas del sur argentino haciendo “fiaca”. Reinsertarse le costó mucho más de lo que está dispuesto a aceptar, igual que esforzarse para ganar un lugar a los 40 años en algún medio europeo. Lo perdió su costado tanguero y volvió con el caballo cansado para divertirse en C5N, Fox Sports, Radio Del Plata y Radio 10, y, fiel al “ser periodista”, seguir molestando hasta que el cuero le dé.
 
Se esperan de puños llenos de verdades de quienes trabajan en los medios que transmiten mediante coima la Copa América, según versa la denuncia sobre el escándalo FIFA.

No hay caso, la suerte no está conmigo.

Desde que se desató el vendaval sobre los viejos vinagres de la FIFA, CONMEBOL y alrededores, estoy a la espera de la Gran Editorial de los periodistas JP Varsky y/o G. Bonadeo.

En La Nación, en las radios donde laburan, en TyC Sports, en Perfil, en donde sea que ambos actúan. En Direct TV.

Quizás ya han hecho la GRAN EDITORIAL y yo no he tenido la suerte de pescarla. Raro que tampoco haya aparecido algún “recorte” televisivo de TVR, de Bendita, de cualquiera de los programas de resumen que andan por nuestra TV.

Y ojo que le presto atención a los que produce PPT; incluso he asistido no solo a Fútbol Permitido (que hace Especiales con motivo de la Copa América que están rindiendo muy, muy bien), sino que me han invitado un par de veces a Duro De Domar con Petti y el muy buen grupo de periodistas. Y nada che…

He visto a Varsky en una simpática nota con el Tata Martino emitida por Direct TV (que forma parte del conglomerado de Burzaco, el que está en cana); he escuchado y visto en bares, mientras escribo, a Bonadeo y sus muchachos al mediodía por TyC. Nada.

No hay editorial. No hay mención a los viejos vinagres. 

No se habla de Burzaco.

No se cuenta sobre los cien palos dólares garpados en sobornos para transmitir la Copa. La que los tiene a todos ellos allí, en Chile, palpitando los juegos de la muchachada que conduce el Tata.

Desde que llegué a Baires en el 91 he formado parte de los considerados “feos, sucios y malos” del periodismo. Así lo estableció para siempre la revista UN CAÑO hace algún tiempo. Debo decir que estoy en un ciento por ciento de acuerdo con UN CAÑO. Además, me publicaron la diatriba completa. (Impecables Hamilton, Pablo Llonto, “chapeau” para Uds. y los trabajadores de la Revista. Los de antes y los de ahora).

Formo parte del grupete, repito, de “feos, sucios y malos”.

Bonadeo/Varsky, en cambio, están SIEMPRE del lado de los que piensan bien.

Si Ud. viene de visita a la Argentina desde cualquier lugar del mundo y quiere sentirse del lado de los “buenos”, de los que “piensan bien”, de los que están siempre “en lo correcto”, lo que debe hacer es escuchar-leer a Varsky y Bonadeo y, créame, cuando charle en un café o en una comida y defienda con argumentos parecidos a los del dúo citado, pues Ud. estará del lado bueno del asunto. Cualquiera sea el asunto.

Por eso es que, cuando estalló el quilombete “fifal-conmebolístico”, me predispuse para un festival: ahora ambos elevarán sus puños llenos de verdades para explicar-publicar-bajar línea en torno a los Jinkis, a Burzaco, a Torneos, en fin, a todo esto, pensé. Y nada che…

¿Qué pasa? ¿Por qué? ¿Qué los detiene?.

¿Por qué no osan mencionar el nombre Burzaco?

Por qué no tocan el tema? ¿Será por la cuestión de a quienes reportan?

A ver…Hace algunos años, Varsky se solazaba en una de sus columnas en La Nación porque en C5N, durante el programa de Feinmann, había-mos desbaratado una movida de Carlos Ávila para venderle a River un futbolista (Ortega) que, apenas unos días después, tenía que volver al club gratis. ¿Cómo?

Es así: Ávila, en campaña presidencial, recibió una mano de Daniel Hadad con una invitación a El Diario que conducía Eduardo y en el que yo era columnista.

Iba -se supone- para conmover a los votantes de River ofreciendo traer a Ortega que estaba con su cumpa Vila (del Grupo Vila-Manzano, los de la cámara oculta a Grondona) en Independiente Rivadavia de Mendoza por una bicoca: 300 mil dólares.

El asunto es que, mientras el Negro Ávila vendía humo le hice la pregunta que caía de madura: ¿Por qué River debería pagarle a él semejante cifra si al terminar el contrato (en menos de dos meses siguientes a la entrevista), el jugador debía volver al club sin cargo?

El Negro empezó a tartamudear y terminó a los gritos: “¡¡¡lo traigo GRATIS para River!!!” Había “resignado” 300 mil dólares en…un minuto treinta.

Fue -para Ávila- un bochorno. Salió endemoniado del estudio para putear a Hadad que, obviamente, había puesto pies en polvorosa me imagino, cagándose de risa.

Varsky, en su columna, dio por sentado que nosotros al preguntar, habíamos cometido un error porque la idea -razonaba Varsky- era “ayudar a Avila, un amigo de la casa” de DH.

Lo que Varsky nunca supo -sobre mí al menos- (hablo en primera persona porque nos mencionó con nombre y apellido en aquella nota; es por ello que me refiero a él con nombre y apellido en este caso), es que yo NO REPORTO A NADIE. Solo a los oyentes-televidentes-lectores. Y a nadie más.

Obedezco a mi condición de lobo solitario esencial.

Por eso es que me va como me va, estimado Juan (no me quejo…mi idea no fue hacer carrera en una multinacional). Nunca fui “empleado del mes de Mc Donald”. Tampoco empleado del mes de Burzaco.

Quizás por eso puedo mencionar a Burzaco y a los viejos vinagres como si se tratase de agua tibia. Es que lo es en realidad.

Como puntualizar que Grondona zafó porque tuvo una cita con la parca. Sino, hubiera caído en la redada de aquella mañana en Suiza.

Volviendo a Burzaco y el FIFAgate: publicaron los diarios el viernes pasado una serie de cifras y depósitos en cuentas de Eduardo Deluca (200 mil de la moneda norteamericana) en el año…2000!!! Año DOS MIL.

Digo porque si Alex comienza a cantar como un pajarito, quizá tenga alguna data que entregar del período que va entre los años 2000 y, digamos, 2006. Acceso a la información tuvo.

¿Seguirán brindando con champagne Oscar Ruggeri y el Gringo Fantino?

En esos años, el HOMBRE de Torneos, amigo/colaborador/mano derecha de Julio era CARLOS ÀVILA.

Avila odia a Burzaco. Lo considera “el Monje Negro”, según la entrevista que dio a Perfil hace unos días, festejando en Miami la caída de su adversario, el que lo echó de la Empresa. Y Burzaco, claro, odia a Ávila.

¿Qué les lleva a pensar que Coburza, el entregàu, no lo va a mandar con pitos y cadenas al papá de Juan Cruz (el Productor de Fantino en Animales Sueltos y Productor de López y el resto de la muchachada en El Show del Fútbol)?

Si es que tiene información, claro. Si la guita “por arafue” solo comenzó a correr desde la llegada de Burzaco y hasta hace unos días, el Negro Ávila no tiene que hacerse el menor problema.

Seguro que Ávila, los productores, Fantino and demàis están absolutamente tranquilos. Seguro. Pero me fui por las ramas. Volvamos.

El tema es que no he escuchado al periodismo que piensa bien, referirse a estas cuestiones mientras se desarrolla la Copa América (la primera de cuatro) en las que, los canales por los cuales ambos (Varsky/Bonadeo) están al aire casi todo el tiempo, GARPARON SOBORNOS a cagarse por la cifra inicial, según dicen los quías del FBI, “más de CIEN MILLONES DE DÓLARES”.

"Por esto iremos todos en cana”, parece que se le oye en la grabacionceta telefónica a Alex Coburza un par de años atrás, cuando arreglaron con los Jinkis, Traffic y todo el viejerío que quedó culo para arriba en Suiza.

No han dicho nada. O, seguro que han dicho, pero yo no he tenido la suerte de escucharlos. De leerlos. Seguro que han hablado del tema.

Y si no lo hicieron aún, pues, lo harán. Son los mejores. Son los buenos.

Son los que siempre dicen lo que uno quiere escuchar.

Por eso mantengo, intacta, mi fe en ellos.

También estoy seguro de que El Show del Fútbol hará una serie de investigaciones y no dudará en contar lo que el público deba saber aunque Burzaco entregue información sobre la antigua relación entre los Jinkis y Carlos Ávila, amigos de los 90 y de los 2000 también.

No les va a temblar el pulso, me juego, y seremos testigos una vez más de los brindis de Ruggeri y la indignación -furibunda- del Gringo de San Vicente.

 
 
Relacionadas
 
Burzaco, el caído. ¿Cantará como un pajarito? 10/06/15